Tratamiento para giardiasis

La giardiasis es una infección que afecta al intestino delgado, causada por un parásito microscópico llamado giardia. La giardiasis se propaga a través del contacto con personas infectadas y por el consumo de alimentos contaminados o beber agua contaminada. Es una causa común de infecciones por parásitos en el mundo desarrollado. La giardiasis también ocurre comúnmente en los países en desarrollo que están superpoblados y carecen de condiciones sanitarias y de control de la calidad del agua. El tratamiento para giardiasis es relativamente sencillo; pero la infección no está exenta de posibles complicaciones.

Origen de la giardiasis

El parásito Giardia está presente en las heces de personas y animales infectados, así como en alimentos contaminados por el agua y el suelo. Son capaces de sobrevivir fuera del anfitrión por largos períodos de tiempo. La ingestión accidental de estos parásitos puede causar una infección.

El Agua contaminada con giardia es la forma más común de infección entre las personas. El agua contaminada se puede encontrar en piscinas, spas, y grandes masas de agua, como lagos. Las fuentes de contaminación incluyen heces de animales, pañales y la escorrentía agrícola.

Encontrar alimentos procesados contaminados es menos común en el mundo desarrollado, ya que el calor mata los parásitos. Se puede transmitir también por los manipuladores de alimentos, debido a falta de higiene o cuando el producto se enjuaga en agua contaminada.

La giardiasis también puede propagarse a través del contacto de persona a persona. Puedes infectarse después de cambiar el pañal de un niño infectado o entrando en contacto con el parásito trabajando en un centro de cuidado infantil. El sexo anal sin protección es otra forma en que esta infección se transmite de una persona a otra.

Síntomas de la giardiasis

Algunas personas pueden portar la infección por giardia sin experimentar ningún síntoma. En caso contrario, los síntomas de la giardiasis generalmente aparecen una o dos semanas después de la infección. Los síntomas comunes incluyen:

  •    Fatiga
  •    Náuseas
  •    Diarreas
  •    Pérdida de apetito
  •    Vómitos
  •    Calambres abdominales y distensión abdominal
  •    Pérdida de peso
  •    Exceso de gases
  •    Dolores de cabeza
  •    Dolor abdominal

Diagnóstico de la giardiasis

Inicialmente se realiza un análisis de heces para identificar la presencia de parásitos. En casos poco claros, también podría realizarse una enteroscopia, que consiste en la introducción de un tubo flexible por la garganta y en el intestino delgado a fin de examinar el tracto digestivo y quizás tomar una muestra de tejido.

Tratamiento para giardiasis: facultativo

En la mayoría de casos, la giardiasis desaparece por sí sola. Tu médico podría prescribirte medicamentos si tu infección es grave o prolongada. Los medicamentos que se utilizan normalmente para el tratamiento para giardiasis incluyen el metronidazol antibióticos, tinidazol, nitazoxanida y paromomicina.

Pronóstico habitual la giardiasis

La infección de Giardiasis suele durar alrededor de seis semanas, pero algunos problemas como la intolerancia a la lactosa pueden persistir después de que la infección desaparezca.

Tratamiento para giardiasis: Posibles complicaciones que se asocian con la giardiasis

La giardiasis puede llevar a complicaciones como la pérdida de peso y la deshidratación por diarrea. La infección también puede causar intolerancia a la lactosa en algunas personas. Los niños menores de cinco años están en riesgo de desnutrición, que puede interferir con su desarrollo físico y mental.

Prevención de la giardiasis

No se puede prevenir la giardiasis, pero puedes reducir su riesgo de contraerla lavándote bien las manos, especialmente si trabajas en lugares donde los gérmenes se propagan con facilidad, como los centros de atención de día.

Los estanques, arroyos, ríos y etc. son fuentes potenciales de giardia. No tragues agua si vas a nadar en uno de ellos. Evita beber agua superficial a menos que haya sido hervida, tratada con yodo o filtrada. Preferiblemente lleva el agua embotellada cuando vayas de excursión o de acampada.

Si viajas a una región donde las medidas sanitarias no están garantizadas, no bebas agua del grifo. Ten en cuenta que el agua del grifo también puede estar presente en el hielo y otras bebidas. Evite comer productos locales que no se hayan cocinado previamente.

Ten cuidado con las prácticas sexuales, como el sexo anal, que están asociados con la propagación de esta infección. Usa un condón para reducir la posibilidad de contraer la giardiasis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies