Tratamiento para onicomicosis

Los hongos o tiñas de las uñas es una infección provocada por hongos. Se puede producir tanto en las manos como en los pies. Hay 3 tipos de hongos que pueden provocar esta infección: dermatofitos, levaduras (especialmente en personas con el sistema inmunitario deprimido) y mohos no dermatofitos. Es más frecuente en niños y se contagia fácilmente de entre personas.

En general se trata de un problema cuya esencia es generalmente cosmética, aunque puede afectar a la larga a la salud, debido a la capa amarillenta que aparece en las uñas y que tiene un aspecto desagradable. A veces puede cursar con dolor, pero no siempre.

Tratamiento para onicomicosis

Habitualmente el tratamiento para onicomicosis se realiza mediante medicamentos fungicidas, cremas tópicas y también combinadas con esmalte de uñas que incluye componentes fungicidas.

Este tipo de infección debe ser correctamente identificada por el médico para su correcto tratamiento desde el principio, ya que este es lento debido a que la infección está en el interior de las uñas y puede tardarse meses en eliminar los síntomas. Es fundamental evitar la automedicación, puesto que en función del tipo de infección, el tratamiento adecuado es distinto, y un uso incorrecto de los medicamentos puede ser contraproducente. El dermatólogo es la única persona indicada para señalar el más adecuado.

Existen otras propuestas de tratamientos alternativos de medicina natural y tradicional para la onicomicosis, como la aplicación tópica de:

  • Aceite de orégano
  • Cebolla
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre

Si bien no son en principio perjudiciales, no han demostrado ser igual o más eficaces que los tratamientos médicos habituales por lo que dado no los recomendamos como sustituto de los tratamientos habituales.

Actualmente diversos estudios en curso para nuevos fármacos y tratamientos con el objetivo de acelerar el tratamiento para onicomicosis, incluido el laser, pero todavía no existe un tratamiento rápido para la cura de este problema, aunque los tratamientos estándar dan bueno s resultados a largo plazo.

Prevención

Es fundamental adoptar hábitos de higiene para evitar el contagio, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Usar calzado de protección en piscinas, duchas, spa y otros lugares públicos
  • Secarse bien las manos y pies después de lavarlos

En caso de tener ya alguna uña infectada, a lo anterior se deberá sumar (además del tratamiento médico):

  • Lavarse manos y pies 2 veces al día.
  • Usar calzado transpirable.
  • No usar las mismas tijeras para cortar las uñas sanas e infectadas ni compartir otros utensilios similares con otras personas.
  • Evitar compartir ducha o baño simultáneo con otras personas

Sobre todo, hemos de tener en cuenta que afección es curable, pero debemos ser pacientes y si mantenemos los tratamientos recomendados por el médico y las normas de higiene adecuadas, en unos meses podemos estar libres de la onicomicosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies